PROYECTO VITAE

¿Qué es la Hipoterapia?

Se define como el uso del caballo como recurso terapéutico con el que las personas que presentan déficits y alteraciones funcionales tanto físicas como mentales reciben los estímulos sensitivos, sensoriales así como los movimientos rítmicos, simétricos y tridimensionales generados por el caballo al caminar.

Así el fisioterapeuta puede reeducar el equilibrio, la coordinación, la marcha, las alteraciones del tono muscular, déficits respiratorios, etc…

Los tres mecanismos neurológicos básicos en los que se basa esta terapia son la postura, el equilibrio y elmovimiento.

Así nuestros principios terapéuticos son:

  • Temperatura: el caballo es transmisor de calor por el hecho de tener un grado superior al de los humanos. El calor que se transmite al jinete por contacto produce:
    • Relajación y distensión de la musculatura y ligamentos.
    • Regulación y normalización del tono muscular (disminuye la espasticidad).
    • Estimulación del sistema circulatorio produciendo un aumento del flujo sanguíneo y beneficiando en general la función fisiológica de los órganos internos.
  • Morfología: la propia morfología del caballo permite que el jinete pueda colocarse encima de él sentado sobre sus isquiones, favoreciéndose el enderezamiento simétrico del tronco y el mantenimiento de las curvaturas fisiológicas de la columna vertebral (lordosis lumbar y cervical y cifosis dorsal).

  • Movimientos rítmicos, repetitivos y variables: una vez montado el paciente encima del caballo y habiendo corregido su postura, se le enseña a percibir los movimientos que le transmite su compañero de terapia. El paciente debe reaccionar ante estos estímulos realizando una serie de ajustes posturales automáticos en su tronco, pelvis y cintura escapular para mantener el equilibrio encima del caballo (reacciones de equilibrio), que además, al no ser el caballo una máquina perfecta y al existir siempre pequeñas variaciones en sus sucesivos movimientos, está obligado a reaccionar cada vez de modo mínimamente distinto, enriqueciéndose de esta forma su calidad y cantidad de respuestas motoras. Así mismo, el cambio de aires del caballo (paso, trote y galope) ayuda a que el paciente reciba diversas sensaciones, todas diferentes y que aprenda a amoldarse a ellas.

  • Patrón de locomoción tridimensional equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana: el movimiento que se transmite similar al patrón de marcha humana posibilita que los pacientes experimenten sensaciones y movimientos más normalizados en las diferentes zonas del cuerpo donde se transmite el estímulo. La diversa gama de patrones motores que el paciente experimenta durante la monta se graban en el cerebro y con el tiempo se automatizan, lo que posibilita integrar el movimiento del patrón de marcha fisiológico y su posterior generalización a la marcha bípeda.

     

Es por estos principios básicos por lo que, en el plano físico, con la hipoterapia se obtienen beneficios en la fuerza muscular, el equilibrio estático y dinámico, la coordinación psicomotriz, la disociación de movimientos de las cinturas escapular y pélvica, la regulación del tono muscular, el enderezamiento simétrico del tronco, así como en la adquisición de la lateralidad, orientación témporo-espacial y del esquema corporal.